¿Qué ventajas tienen las criptomonedas sobre las monedas tradicionales?

En primer lugar, debe decirse que no todas las criptomonedas tienen las mismas ventajas. Por el contrario, en teoría, cada uno debe tener su propio propósito, posiblemente diferente de los demás, de lo contrario a largo plazo podría correr el riesgo de ser ignorado por el mercado a favor de otras criptomonedas similares pero más competitivas.

Por ejemplo, Bitcoin en esto es realmente una criptomoneda única, con ventajas que lo hacen realmente no replicable o superable. Sin embargo, sus ventajas en cualquier caso no le permiten ser siempre mejor que todos los demás en ninguna ocasión.

Algunas criptomonedas, como USDT o LINK, tienen usos tan específicos que de ninguna manera pueden ser reemplazadas por Bitcoin, por lo que hay varias criptomonedas. De hecho, en este caso específico, incluso son tokens, y no criptomonedas en sentido estricto, con aplicaciones muy específicas.

Por supuesto, hoy en día se han lanzado más de 5.700 tokens y criptomonedas, y entre ellos hay muchos que compiten entre sí, y varios que no brindan ninguna ventaja real.

Sin embargo, una ventaja de que todas las criptomonedas reales y todos los tokens emitidos en blockchain de criptomonedas reales tienen en común es que pueden usarse con instrumentos descentralizados.

En teoría, solo aquellos que se basan en redes descentralizadas, como Bitcoin o Ethereum, con tokens relativos, deben considerarse como criptomonedas verdaderas, por lo tanto, en este artículo se ignorarán aquellas criptomonedas que no estén realmente descentralizadas.

Las ventajas de las criptomonedas descentralizadas

Básicamente, existen tres ventajas de estar basado en redes descentralizadas.

El primero es que no son censurables por nadie de ninguna manera. En otras palabras, las redes descentralizadas son para definiciones sin un solo controlador u operador, que puede imponer sus propios deseos a sus usuarios.

Esto significa que, en ausencia de un controlador, todos pueden usarlo libremente, sin restricciones ni control.

Una ventaja como esta es especialmente evidente en las monedas estables ancladas al dólar estadounidense, como el USDT, porque tienen el mismo valor que el dólar y pueden usarse como alternativas a la moneda fiduciaria estadounidense, pero sin las limitaciones de que el uso de este último inevitablemente implica.

Por ejemplo, no está permitido enviar dólares estadounidenses a Irán, pero no hay forma de evitar que se envíe USDT.

O existen restricciones y controles en las transacciones internacionales de cantidades significativas de dólares, mientras que existen y no pueden existir para DAI u otras monedas estables basadas en blockchains descentralizadas.

Una segunda ventaja es que los registros de transacciones descentralizados no tienen confianza, lo que significa que no tiene que confiar en nadie para asegurarse de que todo funcione correctamente.

Esta también es una ventaja que va más allá del simple uso de las criptomonedas como monedas de cambio, ya que también puede ser útil para almacenar datos prácticamente inmutables, y con ciertos remitentes, en blockchain.

La tercera ventaja, que de alguna manera también puede considerarse una desventaja, es que los registros de transacciones descentralizados son inevitablemente públicos, es decir, todas las transacciones, aunque anónimas, pueden ser verificadas fácilmente por cualquier persona.

Esto lo hace extremadamente seguro y seguro, por ejemplo, cuando se ha realizado el pago, porque si se le da al pagador una dirección única para enviar tokens, siempre será posible que cualquiera verifique si se ha realizado el pago, y si es así cuando y por qué cantidad.

Otra ventaja importante es que, al estar descentralizado, el control y la gestión de las criptomonedas se confía única y exclusivamente a un código de computadora público que, si se desea, nunca se puede modificar.

De esta forma, los usuarios capaces de comprender ese código, al que todos pueden tener acceso gratuito, pueden examinarlo y, por lo tanto, saber exactamente cómo se comportará. No hay arbitrariedad, ni comportamiento inesperado, ni cambios que puedan minar su funcionamiento.

Por supuesto, este código siempre se puede cambiar, pero por un lado estos cambios son muy difíciles de hacer (Bitcoin, por ejemplo, no ha cambiado en varios años), y por otro lado, se conocerían públicamente de todos modos.

Básicamente, las verdaderas criptomonedas, es decir, las descentralizadas, son libres y transparentes, a diferencia de las monedas fiduciarias cuyo uso nunca es totalmente gratuito y cuyo funcionamiento real es totalmente opaco.

Además, no necesitan confianza, porque son tan transparentes que cualquiera puede ir a verificar su funcionamiento.