La Asociación Bancaria Italiana anunció que estaría lista para empezar a trabajar en una moneda digital del banco central europeo.

La Asociación Bancaria Italiana (ABI) ha revelado que estaría dispuesta a apoyar la implementación de una moneda digital del Banco Central Europeo.

Según una actualización del 18 de junio en el sitio web de la ABI, la asociación había aprobado las directrices que rigen su posición sobre la moneda digital y las monedas digitales del banco central (CBDC).

La ABI, en representación de un grupo de bancos de Italia, declaró que estaba dispuesta a “participar en proyectos y experimentos relativos a una moneda digital del Banco Central Europeo para acelerar la aplicación de una iniciativa a nivel europeo”.

“El dinero digital debe ser de plena confianza para los ciudadanos. Para ello, es esencial que se cumplan los más altos estándares de cumplimiento normativo, seguridad y supervisión”, declaró el grupo. La ABI citó como dos de sus principales prioridades la “estabilidad monetaria” y el respeto de las normas relacionadas con el euro digital.

Por qué un euro digital aporta beneficios

Al introducir un euro digital público, el Banco Central Europeo podría ofrecer una alternativa más segura y eficiente al dinero bancario y a las criptodivisas.

En este momento, la gente no tiene otra opción que usar los bancos privados, aparte de acaparar el dinero en efectivo bajo un colchón. Abogo por la introducción de un sistema de moneda digital pública en la Eurozona. Con tal sistema, el BCE permitiría esencialmente a los ciudadanos almacenar su dinero en el banco central y hacer todo tipo de pagos y transacciones básicas con él.

El euro digital no sustituye al dinero físico, sino que mejorará y simplificará el sistema en general. Alemania, por ejemplo, es un país europeo y pertenece a la zona euro, lo que significa que utiliza el euro. Aunque Alemania es algo ambivalente sobre el euro digital, las empresas alemanas, como el casino online Spinia DE, lo apoyan. La razón es que en Alemania hay reglas estrictas sobre los juegos de azar en línea, para ser más precisos, está prohibido en Alemania. Para estas empresas el Euro Digital puede ser útil, porque les ayudará a encontrar clientes internacionales.

El sistema del euro digital interactuar con el sistema bancario privado, lo que significa que la gente podría mover su dinero de sus cuentas bancarias comerciales a su cuenta de euro digital y viceversa. Un sistema de “efectivo digital” eliminaría la necesidad de que el Gobierno rescatara a los bancos “demasiado grandes para quebrar”, porque el dinero almacenado en el banco central estaría libre de riesgos. Este sistema podría hacer menos necesarios los planes de seguro de depósitos.

Las monedas digitales públicas eliminarían el acceso privilegiado del sistema bancario al dinero del banco central. Al permitir que la gente utilice también el dinero del banco central, se reduciría la concentración del poder económico en unas pocas instituciones grandes. Debido a que las personas tendrían más libertad con su dinero y menos subsidios públicos implícitos, obligaría al sistema bancario a ser más responsable éticamente y competitivo.

Creación de un euro digital

La asociación declaró que la creación de un CDB europeo podría permitir un mayor número de transacciones transfronterizas P2P, reducir el impacto de los tipos de interés y de cambio, y en general sólo reducir el tamaño del proceso burocrático de los pagos.

Según la ABI, el desarrollo de una moneda digital en la Unión Europea (UE) podría sustituir la demanda de criptodivisas.

“La existencia de un CBDC europeo podría reducir al mismo tiempo el atractivo de los instrumentos de uso comparable pero emitidos por particulares o (en casos de descentralización completa) que no pueden ser identificados, caracterizados por un perfil de riesgo intrínsecamente más alto”.

Cointelegraph informó que Francia se convirtió en el primer país en probar con éxito un euro digital, operativo en una cadena de bloques, el 20 de mayo. El Banco Central Holandés dijo que estaba “listo para jugar un papel de liderazgo” para los CBDC en la UE.

El ABI ya aplica la tecnología de libro mayor distribuido (DLT) para su sistema interbancario alimentado por la cadena de bloques. El proyecto, llamado Spunta, está relacionado con la inclusión de Italia en un grupo de otras seis naciones europeas, Malta, Francia, Chipre, Portugal, España y Grecia, que acordaron promover el uso de la DLT en la UE.