Bitcoin y Coronavirus

El conocido historiador escocés Niall Ferguson escribió un largo artículo dedicado a Bitcoin y el Covid-19 publicado por Bloomberg en la columna de opiniones de expertos.

Ferguson ha enseñado en Cambridge y Oxford, así como en la Universidad de Nueva York y Harvard, pero es conocido por el público en general principalmente por su trabajo de divulgación, y en particular por los libros “Empire: How Britain Made the Modern World” y ” Civilización: Occidente y el resto”. 

Además, en 2008 publicó el libro “The Ascent of Money” en el que examinó la historia y evolución del dinero, que también fue tema de una serie de documentales emitidos en diversas televisiones de todo el mundo, producidos por la emisora ​​británica Channel 4, y que ganó un premio Emmy internacional al mejor documental.

En resumen, Ferguson es un historiador que conoce la naturaleza del dinero y, especialmente, su evolución a lo largo de los milenios. Hace unos años declaró abiertamente que creía que las criptomonedas son el sistema financiero del futuro.

Por tanto, el artículo de Bloomberg Opinion encaja perfectamente con la visión del historiador de las criptomonedas, y en particular de Bitcoin, y no sorprende, sobre todo porque afirma cosas que se conocen bien en el sector de las criptomonedas desde hace varios meses.

Neil Ferguson, Bitcoin y la revolución posterior al Covid-19

El artículo comienza con una exploración de Glasgow en el siglo pasado y la desmaterialización del dinero. En un momento, Ferguson afirma sin rodeos que el mundo está experimentando actualmente una revolución monetaria real, que es tan multifacética que pocas personas comprenden plenamente su alcance.

Esta revolución monetaria está impulsada por la transformación tecnológica debida a Internet y ha sido acelerada por la pandemia de 2020.

En este punto, compara el desempeño del dólar estadounidense, el oro y el bitcoin. Desde el 1 de enero, el índice dólar spot de Bloomberg ha caído un 4% durante todo el año, mientras que el precio del oro en dólares ha subido un 15%. El precio en dólares de bitcoin, por otro lado, subió un 139%.

Ferguson argumenta que el rally de bitcoin de este año tomó por sorpresa a muchas personas inteligentes, en primer lugar al economista de la Universidad de Nueva York Nouriel Roubini, quien se vio obligado a cambiar su tono durante el año con respecto a sus fuertes críticas a la mayor criptomoneda.

De hecho, según el historiador escocés, incluso los periodistas financieros están capitulando, admitiendo que bitcoin tiene casos de uso válidos, por ejemplo, como cobertura contra un futuro dominado por el autoritarismo.

En cuanto al Covid-19, Ferguson señala que otras pandemias también han favorecido en el pasado una mayor monetización de la economía. Específicamente, Covid-19 ha acelerado el progreso hacia el dinero digital y ha aumentado significativamente la exposición a la vigilancia financiera y al fraude financiero.

Según Ferguson, el verdadero objetivo de Satoshi Nakamoto puede haber sido crear el refugio seguro definitivo, protegiendo la riqueza no solo del flagelo de la depreciación sino también de la confiscación.

A la luz de esto, señala que bitcoin se está adoptando gradualmente cada vez más, no tanto como un medio de pago, sino como una reserva de valor, citando a MicroStrategy como ejemplo. Este es un proceso de adopción que aún tiene un largo camino por recorrer, también debido a algunas cuestiones que tardarán algún tiempo en resolverse.

Sin embargo, bitcoin ofrece una ventaja obvia, a saber, la escasez, incluso más evidente en un momento en que la oferta de dinero fiduciario está explotando.

Por ejemplo, la oferta monetaria M2 del dólar este año ha crecido a una tasa interanual de más del 20%, en comparación con un promedio de 5.9% de 1982 a 2019, y la futura debilidad del dólar, causada indirectamente por la pandemia, favorece a bitcoin.

Ferguson concluye pidiendo a la nueva administración estadounidense de Joe Biden que reconozca las ventajas de integrar Bitcoin en el sistema financiero estadounidense, en lugar de intentar crear un dólar digital al estilo chino.

Sobre todo porque el dólar mismo fue originalmente diseñado para ser menos centralizado y más amigable con la privacidad que los sistemas adoptados por sociedades menos libres.