Entre ayer y hoy, hubo un colapso repentino en el precio de Bitcoin seguido de un rebote real.

Después de tocar un máximo histórico de casi $42.000 el 8 de enero, el precio se lateralizó durante aproximadamente dos días alrededor de la marca de $40.000.

Sin embargo, ayer comenzó a caer, primero por debajo de $36.000, luego por debajo de $34.000 y finalmente también por debajo de $33.000.

En definitiva, desde los máximos de hace tres días, ha perdido más del 20%.

Sin embargo, esta caída fue seguida por un modesto rebote, que momentáneamente lo devolvió a más de $36.000 para horas mas tarde volver a caer debajo de los $33.000. Sin embargo, no es seguro que la caída se haya detenido, porque el repunte vacilante podría ir seguido de otro descenso.

Según Santiment en Twitter, el rebote podría continuar a lo grande, junto con el de los precios de muchas monedas alternativas, por lo que la esperada caída a la baja parece haberse evitado por ahora.

Por cierto, el gráfico de precios y volumen de operaciones que muestra Santiment revela que los volúmenes durante este colapso fueron similares al momento en que el precio alcanzó nuevos máximos históricos de $42.000 el 8 de enero, y esto muestra un interés claro y continuo en este activo incluso después de que dejó los máximos históricos.

Vale la pena señalar que hace un mes el precio todavía estaba por debajo de $20.000, por lo que incluso después del colapso de hoy, todavía era un 80% más alto que hace treinta días.

Mirando hacia atrás en los últimos tres meses, el precio ha crecido en más del 200%, por lo que la caída de hoy es de poca importancia para los titulares que compraron BTC en los últimos meses con la intención de mantenerlo a largo plazo.

Bitcoin, un rebote ya observado

Movimientos tan grandes y repentinos son en realidad la norma, más que la excepción, para un activo aún muy volátil como bitcoin, y solo sorprenden a los inversores o comerciantes menos experimentados.

Además, la tendencia a finales de 2020/principios de 2021 es de alguna manera similar a la observada a finales de 2016/principios de 2017, cuando una corrida alcista permitió que el precio volviera a los máximos históricos de la época, solo para retroceder un 30% y empezar a subir de nuevo.