La segunda temporada de “Cómo vender drogas online (rápido)” apareció hace unos días en Netflix y se ha convertido en una de las series más vistas de la plataforma.

La historia es la de un adolescente alemán que abre una tienda de éxtasis online, MyDrugs. Por supuesto, el método de pago fue la criptomoneda. En la primera temporada se muestran cuatro activos criptográficos:

  • Bitcoin;
  • Ethereum;
  • Iota;
  • XRP.

En la segunda temporada, solo queda Bitcoin, y no hay rastro de las otras tres monedas. La segunda temporada se abre con Moritz y Lenny, acompañados por Dan, que no saben cómo canjear sus bitcoins. Dicen que son los únicos delincuentes (adolescentes) que no tienen buenos autos.

Eso es porque no han encontrado una manera de convertir bitcoin en fiat sin ser rastreados.

Dan, el chico guapo de la escuela, hijo de un deportista rico, que aparece con una tarjeta de crédito con el logo de Bitcoin, es la contraparte de Kira, quien en cambio usa mezcladores para ocultar transacciones y dividir el BTC, esencialmente para hacer que tomen ese largo camino que lleva a que los bitcoin se conviertan en euros que acaben en la cuenta bancaria de los tres chicos. Una cuenta administrada por la mamá de Dan.

El resultado es que la tarjeta de Dan termina destrozada porque, según Moritz y Lenny, es rastreable. Mientras que Kira, una nerd que entabla relación con Lenny, se gana la vida usando Bitcoin de otra forma: instalando ransomware en los celulares de las desafortunadas víctimas que se conectan a redes wifi abiertas. Les pide un pago en bitcoin de unos 1.000 euros.

En resumen, en esta serie de televisión, Bitcoin se describe como una herramienta para comprar drogas y pagar rescates. No hay evidencia de su uso como lo imaginó su fundador, Satoshi Nakamoto, un simple sistema de pago descentralizado.

Pero al menos la serie tiene el mérito de negar que Bitcoin pueda ser anónimo, al explicar su funcionamiento.

Cómo vender drogas en línea, una historia real

El personaje principal de la serie de televisión es Moritz, un adolescente alemán que abre una tienda online para vender éxtasis con el objetivo de recuperar a Lisa, su novia que ha vuelto un poco diferente de un viaje de estudios a Estados Unidos.

Recuerda un poco a Mr.White, el insospechado profesor de química que protagoniza Breaking Bad, que empieza a producir anfetaminas para dar apoyo económico a su familia cuando se vaya debido a su cáncer de pulmón.

El negocio de White crece tanto que termina arrinconando a los carteles de la droga mexicanos. Lo mismo le sucede a Mo, que comienza comprando éxtasis a un narcotraficante local y luego obtiene suministros de “profesionales” holandeses.

Como Walter White, que tiene un cuñado en la DEA, Moritz tiene un policía en la casa, su padre.

Pero hay un par de diferencias significativas:

  • Moritz termina siendo localizado por la policía;
  • Moritz es una historia real, y MyDrugs es simplemente un nombre diferente para los verdaderos Shiny Flakes.

Cómo vender drogas en línea también recuerda a The Social Network, que también es una historia real. Los desacuerdos entre los tres amigos que dirigen MyDrugs recuerdan a los de Mark Zuckerberg y los gemelos Winklevoss en el momento de la fundación de Facebook.

En última instancia, How to Sell Drugs Online es una serie de televisión que se puede ver de una sola vez. Al igual que la primera temporada, la segunda temporada se compone de seis episodios de 30 minutos, todos los cuales se pueden ver en medio día en el sofá. Su cobertura de Bitcoin se limita a lo negativo y describe a MyDrugs como la Ruta de la Seda alemana.

Sin embargo, en general, es una serie intrigante y atractiva y que disfrutó de un gran éxito. Tanto es así que Netflix ya ha anunciado la tercera temporada.