La SEC (Comisión de Bolsa y Valores) multó a Telegram con $18.5 millones por lanzar una ICO (Oferta inicial de monedas) que no cumplía con las regulaciones.

Telegram había recaudado la mayor parte del capital, alrededor de 1.700 millones de dólares, a través de ventas privadas, por lo que no era una ICO real abierta al público, pero independientemente de esto, la SEC obligó a Telegram a abandonar el proyecto, así como todo lo que había sido desarrollado hasta ahora, es decir, GRAM y TON.

En este punto, con todo cerrado y bloqueado, teniendo en cuenta que los tokens no se pueden usar de ninguna manera, Telegram no tuvo más remedio que devolver a los inversores lo que habían invertido.

Además de esta pérdida, Telegram tendrá un mes para pagar la multa impuesta por la SEC.

La multa también se confirmó en los canales oficiales de Telegram y Pavel Durov, CEO de la aplicación de mensajería, explicó:

“Lamentablemente, no pudimos lanzar la plataforma TON en nuestra fecha límite debido a la orden judicial preliminar ordenada por el Tribunal, y por lo tanto tuvimos que devolver los fondos restantes a los compradores en virtud de nuestros acuerdos contractuales. Dado que vimos un valor limitado en seguir adelante con el caso judicial, agradecemos la oportunidad de resolverlo sin admitir o negar nuestra responsabilidad. El acuerdo propuesto hoy vuelve a confirmar nuestro compromiso de reembolsar los fondos restantes a los compradores en virtud de los Acuerdos de compra. Ya hemos pagado más de 1.200 millones a los compradores, ya sea directamente o en forma de préstamos”.

Desafortunadamente, una vez más se da el caso de que un proyecto se ve obligado a cerrar debido a las regulaciones. Otras situaciones se resolvieron solo con una multa, como en el caso de EOS que tuvo que pagar $24 millones, o como en el caso de Ripple, que todavía está en juicio para determinar si es o no una garantía.

Teniendo en cuenta todos los elementos negativos relacionados con estos eventos, es comprensible cómo el lanzamiento de una ICO se está volviendo cada vez más arriesgado y tal vez también es por eso que su tiempo se acabó y ahora hay nuevas formas de recaudar capital.