Recientemente se llevo a cabo otro ataque contra las finanzas descentralizadas (DeFi), esta vez perpetrado contra la moneda estable de PegNet, un grupo de delincuentes llevó a cabo un ataque del 51% y tuvo éxito, al menos en parte, según lo comunicado en Twitter por un miembro del equipo del proyecto.

Para ilustrar el ataque, un desarrollador explicó cómo era posible explotar el poder de la red.

Los piratas informáticos básicamente lograron obtener más del 51% del hashpower del protocolo para alterar 1265.79 pJPY (alrededor de $ 11) en 6.7 millones de pUSD, que luego se transfirieron y se convirtieron en otras monedas estables.

¿Fue exitoso el ataque del 51%?

Los delincuentes lograron generar millones de tokens de la nada, pero también es cierto que el protocolo resistió, no permitiendo liquidar estos tokens generados, lo que obligó a los delincuentes a quemarlos, enviándolos a una dirección irrecuperable.

Como reiteró PegNet, señalando que su moneda estable está descentralizada, en este caso el ataque no resultó en la pérdida de fondos de nadie.

Es realmente aterrador cómo en el espacio de una semana ha habido una serie de ataques contra el sector financiero descentralizado que involucran a varias entidades, incluida dForce.

Afortunadamente, en muchos casos los fondos fueron devueltos y, por lo tanto, tal vez estos eventos pueden hacer que los delincuentes comprendan que es muy difícil piratear una plataforma y luego liquidar las fichas robadas.

En el caso de dForce, los piratas informáticos tuvieron que devolver los fondos robados porque estaban marcados y de hecho eran imposibles de gastar.

Además, esta serie de eventos enfatiza la seguridad de la industria, considerada por muchos como demasiado inmadura. DeFi debe mejorar las plataformas y prestar aún más atención a la forma en que se administran los fondos de los usuarios.