Las criptomonedas se han vuelto más populares en los últimos años y esta popularidad en desarrollo llevó a la necesidad de una regulación global para las criptomonedas. Las regulaciones no son necesariamente malas teniendo en cuenta que pueden garantizar aún más la seguridad del uso de las criptomonedas, aunque tener la misma regulación para miles de diferentes compañías de criptomonedas puede ser un desafío.

Las regulaciones pueden brindar muchas mejores condiciones tanto a las empresas como a los usuarios habituales. Hay muchos ejemplos de regulaciones que funcionan bien en muchos países, pero eso no significa que las regulaciones que funcionan para un país puedan tener éxito en otro.

Enfoque regulatorio para las criptomonedas en diferentes países

Australia

Antes de 2017, las criptomonedas estaban sujetas a doble imposición bajo el impuesto de bienes y servicios de Australia. Dado que las regulaciones se han implementado, el gobierno australiano declaró que las criptomonedas deberían tratarse como propiedades y estar sujetas a un impuesto sobre las ganancias de capital. Esta actitud progresiva hacia las criptomonedas crea un entorno más igualitario en comparación con antes.

En 2018, se anunció que Australia también estaba trabajando en otras regulaciones. Las nuevas regulaciones requieren que las empresas de cifrado se registren como AUSTRAC. También deben identificar y verificar usuarios, mantener registros y cumplir con las obligaciones ALD/CFT.

Estas regulaciones funcionan muy bien en Australia, pero es imposible decir que tendrían tanto éxito en otros países. Este mercado es muy diverso en todo el mundo y esto hace que sea difícil encontrar una regulación global para las criptomonedas.

Estados Unidos

Por ejemplo, las regulaciones en los Estados Unidos varían de estado a estado. Incluso la descripción de la criptografía es diferente en varios estados. Entonces, tener una regulación universal aquí no tendría ningún sentido. El Departamento de Justicia trabaja muy duro con la SEC y la CFTC para elaborar regulaciones que puedan garantizar la seguridad del consumidor.

Canadá

Canadá tiene una actitud aún más confusa hacia las criptomonedas. No es una moneda de curso legal, pero aún puede cambiar legalmente la moneda. A partir del 1 de junio, todos los intercambios deberán registrarse en el Centro de Análisis de Informes y Transacciones Financieras de Canadá, FINTRAC.

Japón

En Japón, las criptomonedas son muy legales y, al igual que Australia, se trata como propiedad. Pero tenga en cuenta que Japón se considera uno de los más progresivos cuando se trata de criptomonedas. Japón es uno de los mercados de criptomonedas más grandes del mundo, y en 2017 se dictaminó que las criptomonedas se clasificarían como ingresos varios y el impuesto ascendería al 15%-55%.

Hay un entorno muy amigable para las criptomonedas en Japón, pero las crecientes preocupaciones de AML podrían conducir a regulaciones adicionales en el país. Además, después de las conversaciones entre los intercambios y la FSA, se estableció un acuerdo. Se formará un organismo autorregulador en Japón. La Asociación Japonesa de Cambio de Moneda Virtual, JVCEA, será la primera de su tipo en el mundo. Esto garantizará un mayor desarrollo de las criptomonedas no solo en el país sino también en la región.

Suiza

Las criptomonedas son legales en Suiza, y también se aceptan como métodos de pago en algunos contextos. Intercambiarlos también es legal, pero está regulado por la SFTA. La Administración Tributaria Federal suiza considera que las criptomonedas son activos. Están sujetos al impuesto sobre el patrimonio suizo. Los ciudadanos deben declararlos durante la declaración anual de impuestos.

Para operar, los intercambios de criptomonedas deben obtener una licencia de la Autoridad de Supervisión del Mercado Financiero de Suiza. Para el futuro, el gobierno de Suiza dijo que el país planea continuar su actitud amistosa hacia las criptomonedas. El gobierno incluso trabaja duro para alentar las innovaciones en la tecnología blockchain.

Corea del Sur

Cuando se trata de Corea del Sur, las criptomonedas no se consideran una moneda de curso legal, pero aún puede intercambiarlas bajo el sistema regulador supervisado de cerca. Actualmente, no se consideran moneda ni activos financieros, por lo que las transacciones con criptomonedas están libres de impuestos.

Sin embargo, el Ministerio de Estrategia y Finanzas anunció que están trabajando en un nuevo sistema de impuestos y, a partir de 2020, las transacciones con criptomonedas podrían estar sujetas a impuestos.

La diversidad de actitudes hacia las criptomonedas de diferentes países hace que sea casi imposible tener una regulación global. Nunca es una buena idea tomar un reglamento o parte de un país e intentar adaptarlo a otro, ya que nunca se sabe cómo funcionará con legislaciones específicas.

Conclusión

El mercado de criptomonedas aún se está desarrollando y está cambiando muy rápido. Encontrar la mejor regulación es crucial ya que pueden obstaculizar el desarrollo. Conocer el mercado mundial es lo que puede ayudar cuando se trata de las criptomonedas.

La regulación para las criptomonedas no tiene que ser algo malo, y Australia es uno de los mejores ejemplos de eso. Muchos países pueden aprender de las regulaciones adoptadas por Australia, pero usar sus regulaciones para sus propios mercados no es una idea racional. Tener las mismas regulaciones para países como Australia, Japón, EE.UU. y muchos otros no es lógico y no funcionaría.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here